Ya está aquí. Se acabaron las especulaciones sobre cómo sería tener a Mario en nuestros dispositivos iOS. Desde el 15 de diciembre puedes descargarte Super Mario Run. Casi no necesita presentación, pero, por si la temporada navideña te tiene absorto y no sabes de qué estamos hablando, déjame contarte muy brevemente qué es Super Mario Run.

Antes de nada hay que decir que Nintendo ha apostado nada más y nada menos que por un “runner” para dispositivos móviles. Un género que tiene su legión de adeptos, pero que casi nadie apostaba en un principio como la mejor entrada para el personaje más icónico de Nintendo, en otro hardware distinto al suyo. Eso sí, estamos hablando de una compañía que sabe lo que hace con los videojuegos y le han dado su toque particular a este estilo.

Han creado un juego donde lo principal es su sistema de control. Lo controlas con una única mano. Basta pulsar para saltar, y pulsar más fuerte para saltar más alto. Solo eso. Nada más. Mario correrá siempre hacia delante y evitará en la mayoría de los casos enemigos y pequeños obstáculos de modo automático, dejando que el jugador, o sea, tú, escojas cuando saltar o rebotar contra enemigos o paredes para alcanzar otros puntos del juego. Al igual que en los clásicos de Mario, iremos recogiendo monedas y derrotando enemigos, lo que aumentará nuestra puntuación y nos permitirá desbloquear nuevos personajes, obtener pases para carreras contra otros jugadores del mundo, recoger elementos con los que mejorar “Mi reino”, etc. Por lo demás, aparte del particular estilo de juego y lo simple del control, todo lo que siempre te hace identificar que estás en un juego de Nintendo está ahí. El estilo gráfico, el cuidado en los detalles, los botones, los sonidos, sobre todo los efectos y las melodías que ya forman parte de nuestras vidas las tendrás en tu mano.

Hay que reconocer que la calidad retina de las pantallas tanto del iPhone como del iPad le sienta de lujo al juego. Nunca habrás jugado a un título de Nintendo que se vea con tanta definición y con esa calidad. Lo cierto es que al jugarlo no puedo dejar de pensar en títulos similares como son los Rayman Jungle Run, Rayman Fiesta o Rayman Adventures de Ubisoft, todos para iOS y con la misma mecánica, música y calidad gráfica que el juego de Nintendo. Pero esa es justo la magia de la compañía nipona, hacer algo que otros ya han hecho pero con su toque especial, ya sea el cariño de sus personajes o el cuidado que le ponen hace que todos o casi todos acabemos por caer en sus redes.

Llegados a este punto, en el que ya te he contado qué tipo de juego te vas a encontrar solo cabe preguntarse, ¿era lo que todos esperábamos? La respuesta con casi toda seguridad es NO. El número de descargas por supuesto, y como se estimaba, batió récords, superando incluso a Pokémon Go, si bien Super Mario Run se ha lanzado simultáneamente en 150 países, las cifras de descargas no dejan de sorprender. Pero junto con la descarga y la alegría de la primera partida llegaron las primeras decepciones y la consiguiente bajada en bolsa de Nintendo.

La primera en la frente es que sí o sí, para jugar, debes estar conectado a internet. Ya sea por wifi o con tu tarifa de datos, pero no tienes modo de jugar sin conexión. Esto, y perdona la palabra, es una cagada. Se mire por donde se mire. Adiós a mis horas de avión jugando. Adiós a poner en modo avión el iPhone para no devorar batería mientras uno juega. No se puede y punto. Alegan que es por piratería, etc. pero lo cierto es que esto tiene que cambiar y, como hacen otros títulos, actualizarse cuando encuentre conexión y dejarse de excusas. La segunda para mí ya es más discutible y es el eterno debate. El precio. 10 euros (bueno, vale, 9,99 eur), es el único pago que solita el juego para jugar más de los 3 mundos que trae como muestra gratuita. A estos 3 puedes jugar hasta quedarte sin huella dactilar, pero hasta ahí, si quieres más, pagas. Internet, bueno, más bien Twitter, se llenó de quejas y gente maldiciendo hasta en japonés por este hecho. Yo ahí discrepo. Mucho de hecho. Sé que sobre todo en nuestro país somos del todo gratis, bueno, para alguna cosas, pero en el caso de los juegos y las aplicaciones móviles así pensamos. Pero es que las cosas no son gratis, tienen un coste y un equipo humano, compañías, etc. que quieren rentabilizar aquello que han creado y a lo que le han invertido mucho tiempo y creatividad. Podríamos discutir si es excesivo, aunque lo cierto es que este debe ser uno de los títulos de Nintendo más baratos del mercado. Quienes poseen una consola de Nintendo podrán decirlo, sus títulos apenas bajan de precio con el tiempo y suelen rondar los 30-40 euros. Por otra parte el pago es único. No hay micropagos ni sorpresas. Pagas eso y el juego estará desbloqueado al 100% para disfrutarlo.

Con esto ya lo sabes todo de este juego. Su jugabilidad y las sorpresas que te depara jugando te lo dejo a ti. Solo el tiempo dirá si ha pasado el test de los dos días de este tipo de juegos, y si al tercero lo has desinstalado o sigues divirtiéndote a lo grande con Mario y sus mundos.

Desde luego, por mi parte, no hay mejor forma de acabar el año que con la llegada del clásico de los clásicos a nuestros iPhone y iPad. Por cierto, aquellos que tengamos Android también lo disfrutaremos más adelante. Pronto llegará a nuestra plataforma y sí, también tocará pagar entonces. Arderán las redes seguro, a no ser que lo hayas pagado antes en iOS, ya que una vez comprado, será tuyo completo en cualquier plataforma.

Quejas y lloros aparte, no dejes de probarlo. La descarga es gratuita y podrás jugar por horas intentando lograr todas las metas de los 3 primeros mundos. La diversión está más que garantizada. ¡Bienvenido Mario!

 Revista Mac Today Jaime Gago

No hay comentarios

Dejar respuesta