“La música es una”. Una entrevista a fondo con el pianista Enrique Simón.

0
756
Enrique Simón al piano. Foto: Fran Carrasco

 

Enrique simón. Fotografía: Fran Carrasco

Enrique Simón es un pianista y compositor torrevejense, viajero, experimentador, artista y mente inquieta en general. Hoy hablamos con él por teléfono mientras se encuentra embarcado en un crucero como pianista que hoy ancla en la isla de Tenerife. Hablamos sobre su vida, su faceta como artista y sobre la iniciativa impulsada por el Instituto Municipal de Cultura “Arte al Natural”, de la que formará parte este 30 de diciembre en la sala de exposiciones Vista Alegre de Torrevieja junto al pintor Israel Nicolás y el contrabajista Amadeu Adell.

P: Todo esto y más es Enrique Simón para mi, que te conozco pero para los que no, cuéntanos. ¿Quién es Enrique Simón?

R: Pues Enrique Simón, ya lo has dicho tú. Es alguien que persigue sus sueños, nada más, y que disfruta de la música y de la vida, o al menos lo intento siempre.

P: Eres especialista en jazz pero en tu carrera has tenido (y sigues teniendo) muchas otras facetas.

R: Sí, el jazz es un camino apasionante que he encontrado en mi vida, que resuena en mi muy profundamente y que me permite explorar campos musicales y emociones inmensas, pero la música es una. Cada uno somos diferentes y cada uno intentamos resonar con ella como lenguaje universal. Eso es lo que yo busco: transmitir y conectar a través de este lenguaje con algo más.

P: Para ti la música es una, la ves como un todo.

R: Sí, efectivamente, la música es una. Todos somos diferentes y ahí está nuestra conexión con ese “todo”. Hay diferentes estilos y lenguajes: está el jazz, está la música clásica, la música popular, los folklores… pero, al fin y al cabo, la música es una. Hoy más que nunca, se buscan esas fusiones entre los distintos lenguajes. Podemos separarlo en categorías pero, realmente, las emociones son la misma.

P: Entre pianista y pianista fuiste científico. ¿Cómo fue esa experiencia?

R: Trabajé mucho tiempo como astrofísico. Yo creo que todo viene de la misma inquietud espiritual de querer saber quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. A través de la ciencia se responden algunas preguntas y también, a través de la música, se responden muchas otras. Esa es la verdad. Pienso que ahí está el complemento.

P: O sea, que nunca has dejado la ciencia del todo o el pensamiento científico.

R: Bueno, forma parte de mi, obviamente. Y mi cabeza tiene mucho de aquella manera de funcionar que aprendí. Pero cuando trabajas en las artes parece que hay otra parte del cerebro que funciona más, la parte creativa. Creo que es una buena combinación entre el ser racional y el artístico. Con las artes se puede uno dejar llevar más y sentir. Y, ¿cómo sabes que lo que estás haciendo funciona? Pues porque te sientes muy pleno, Interiormente sientes las respuestas, esa es una señal de que estás en el camino adecuado.

Enrique Simón dentro del proyecto Seidagasa. Un creador con la cabeza llena de ideas.

P: ¿Por qué decides aparcar tu carrera como astrofísico para dedicarte a la música?

R: Bueno, esa es una pregunta complicada (risas). Simplemente porque lo sentí así. La llamada artística en un momento fue más fuerte. Incluso durante un tiempo intenté compatibilizar las dos actividades pero, llegado a un punto, me di cuenta de que la demanda de energía que necesitaba era muy fuerte, tanto para una como para la otra. Los niveles de exigencia eran muy altos y había que decidir. Y, bueno, tomé el camino artístico y no me arrepiento.

P: ¿Estás contento con la decisión o hay algunas veces que echas de menos la ciencia?

R: No, estoy muy contento con la decisión. Es verdad que hay muchos momentos difíciles y que la vida artística y la vida en general se hace más complicada con el tiempo para todo el mundo. En particular la artística y, en España en concreto, no es fácil en absoluto. Todos sabemos que en este trabajo no se cobra día a día con un salario fijo. Uno se tiene que habituar a esta inestabilidad y se hace complicado… pero no. Tengo confianza en que la decisión fue la correcta.

P: Como decías, hay muchos caminos que seguir pero, si tenemos que hablar de un camino que hayas elegido, ese es el del jazz. En esta línea recientemente has publicado dos discos: “Mayan”, de cosecha propia y otro junto al guitarrista belga Filip Verneert: “Meeting Patricia”. Cuéntanos de dónde han nacido esas dos obras y qué sentido tienen en tu carrera.

R: Pues mira, precisamente viene a colación. El hecho de que este camino que he tomado en mi vida haya sido el adecuado se basa en tomar decisiones con las que te sientes bien. Me gusta mucho citar a Carlos Castaneda que dice que “cuando hay que tomar una decisión, elige la decisión del corazón”. Al menos yo creo y confío en esas palabras. Estos proyectos de los que tú hablas, tanto el proyecto en trío como el que mantengo junto al guitarrista Filip Verneert, son dos proyectos que están funcionando y que se crearon desde lo que uno siente, no se basaron en ninguna expectativa externa o en intentar crear un producto. Obviamente, deben evolucionar, quieres que guste, oye, a ver si conseguimos más actuaciones, a ver si vendemos más discos, si tenemos reconocimiento… pero eso es simplemente el resultado. Creo que esa honestidad se plasma en el resultado final y hace que llegue más a la gente.

El cuarteto de Enrique Simón y Filip Verneert. Foto: Goio Villanueva

P: Además de esta faceta del jazz -ya vamos introduciéndonos en lo hondo de la caverna- hay un proyecto muy especial que se llama Seidagasa junto al batería Jose Mª Pastor y en el que habéis colaborado junto a varios músicos, incluso el últimamente tan en boca de todos Niño de Elche. Yo he escuchado algún disco vuestro, y aun habiendo colaborado incluso en un proyecto con vosotros, no lo tengo tan claro. ¿Qué es Seidagasa? ¿Cómo explicarías tú una cosa tan complicada, loca y libre?

R: Bueno, lo has dicho tú, es libre. Es un proyecto donde dejamos fluir al máximo la conexión con la música, sin ningún tipo de estructura formal, sin ningún estilo concreto, simplemente intentar conectando con la energía musical del resto de compañeros. Al fin y al cabo contar una historia, una historia que sea fresca. Los ingleses lo llaman estar “in the zone”. Cuando estás ahí, en la zona, pasan cosas, y ya no es uno el que toca, es como si fueras un medio de expresión de algo superior. Terminas de tocar y te preguntas, “uauh, ¿qué ha pasado aquí?”. Todos los que participamos estamos en esa “zona” estamos sorprendidos con los resultados de esos discos. Incluso hoy en día cuando los vuelvo a escuchar sigue siendo muy interesante.

P: Entiendo que está todo en la conversación entre artistas para crear esa “zona” de encuentro que os lleva a todos en volandas.

R: Absolutamente. En el fondo es más sencillo de lo que parece. Es como si nos sentamos a charlar entre amigos y nadie viene de casa pensando en si quiere hablar de una cosa o de otra, simplemente nos sentamos, empezamos a dialogar y pasan cosas. Después se va a casa uno pensando en los buenos amigos que tiene y lo mucho que ha disfrutado. Pues bien, son ese tipo de sensaciones, ese gozo de intercambiar información, sentimientos y energía.

P: De hecho estuvisteis incluso intercambiando energía con la casa de Miguel Hernández en Orihuela junto a Niño de Elche. ¿Esperabais a que la casa os hablase y vosotros la interpretaseis? ¿Cómo fue esa experiencia?

R: Efectivamente, invitaron a Niño de Elche a grabar un programa para TVE en la casa de Miguel Hernández y fuimos con él a realizar una performance. Estamos siempre hablando de lo mismo. El hecho de estar allí no es lo mismo que en cualquier otro lugar, todo cambia, las energías que uno percibe varían. Esa casa ya nos situaba en un estado especial y fuimos capaces de hablar de muchas cosas.

Jose Mª Pastor, Enrique Simón y Niño de Elche en el descanso de la grabación del disco de Seidagasa “Las Malditas Órdenes del Coronel”

P: Vista esa capacidad de adaptación y versatilidad, ¿qué va a pasar este 30 de diciembre cuando os juntéis en Torrevieja un pintor, un contrabajista y tú?

R: Bueno, pues no lo sé ni yo (risas). Pero ya se intuye por lo que estamos hablando, ¿no? Se trata del hecho de estar allí, en ese lugar donde los cuadros de Israel Nicolás llevan varios meses expuestos, con toda la energía de los cuadros de ese gran artista, de esos cuadros que están hablando constantemente, de toda la gente que ha pasado por ese lugar… todo eso está ahí, tú entras y lo percibes. He estado con Israel viendo la exposición y me impresionó. En principio tenía una idea, tras hablar con él lo fuimos matizando pero una vez llegué allí se completó la información definitiva. Mi cabeza empezó a vibrar con lo que había allí, y de ese lugar precisamente vamos a partir, de esa impresión: Israel pintará un cuadro y junto Amadeu Adell, que es un contrabajista excelente de Denia también experimentado en este tipo de sesiones improvisadas, vamos a iniciar un diálogo entre música y pintura y crear juntos. Sé que él va a sentirse influenciado por la música y nosotros por su pintura. Se va a generar todo de una manera orgánica y fluida.

P: La verdad es que yo he tenido el gusto de poder trabajar contigo y con Israel. Pese a que sois artistas muy diferentes en cuanto a práctica y lenguaje, tenéis algo en común. Me llama la atención que sois personas que se toman el arte muy en serio.

R: Bueno, no sé si “tomárselo muy en serio” es la mejor manera pero te entiendo. Creo que todos buscamos una conexión, eso requiere mucho compromiso, mucha dedicación y mucha energía. Requiere tener mucho control sobre todas tus herramientas y tenerlas internalizadas para que, en ese momento de conexión en el que tu lienzo racional está en blanco, poder recurrir a ellas. Es un compromiso honesto con esa conexión de la que te hablo.

P: Ahora mismo estás en Tenerife actuando en un crucero, has pasado largas temporadas embarcado y tienes una faceta importante como aventurero mochilero y la mayoría de veces, solo. ¿De dónde viene esa ansia por viajar?

R: Pues no lo sé (risas), pero me imagino que del mismo lugar de donde viene mi inquietud, de esas ganas de saber más, de conocer otras culturas. Cuando estoy en otros lugares me gusta conocer a la gente y descubrir otras maneras de pensar y de vivir. Eso me alimenta mucho y creo que viene del mismo sitio del que hablábamos antes sobre la ciencia y la música, querer ir más allá. Siempre que he podido he intentado viajar o vivir en otros lugares.

P: Viviste en Buenos Aires también…

R: Sí, he vivido en Inglaterra, en la India, en Argentina… También los cruceros son una buena oportunidad de aprender mientras trabajas conociendo otros países, una bonita mezcla.

P: Miremos hacia adelante. Más allá de esta sesión de “Arte al Natural” de estas navidades en Torrevieja. ¿Tienes ya giras? ¿Qué te queda por hacer?

R: Bueno, ¡queda por hacer todo! Este año que viene se presenta muy interesante junto a Filip Verneert. De momento tenemos actuaciones programadas en Escocia, Alemania, Francia… probablemente grabemos nuestro segundo disco juntos, esta vez en cuarteto. Es un proyecto que está creciendo cada día. El jazz hoy por hoy es el eje de mi actividad. También estaré con Marta LLenas participando en el festival Música Sin Fronteras en Rojales el 16 de Marzo en formato quinteto de jazz, es todo un orgullo.

Y bueno, por supuesto, nos queda la tercera edición de De Ida y Vuelta, las jornadas hispanocubanas de Torrevieja que fueron un éxito el año pasado. Ya estamos trabajando en la edición del año que viene en julio.

P: Cuenta con ello. Ya hemos vencido dos veces y a la tercera seguiremos venciendo. Muchas gracias por su tiempo Quique.

R: Gracias a vosotros.

Enrique Simón formará parte del trio artístico que cerrará el año de la sala de exposiciones Vista Alegre de Torrevieja en la iniciativa Arte al Natural junto a Amadeu Adell (contrabajo) e Israel Nicolás (pinceles). El 30 de diciembre a las 20 horas. La entrada es libre hasta completar aforo. El evento está organizado por el departamento de exposiciones de la Concejalía de Cultura , el Instituto Municipal de Cultura, Israel Nicolás y la productora cultural Nomad Radio.

Evento de Facebook: https://www.facebook.com/events/138740406787175/

Cartel de Arte Al Natural

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here