El Ballet Nacional Ruso recrea la magia de El Cascanueces en el Auditorio de Torrevieja

0
71

El jueves 8 de noviembre se podrá ver a la prestigiosa compañía dirigida por Sergei Radchenko

La programación de esta temporada del Auditorio de Torrevieja tiene un hueco especial para la danza, con tres ballets programados. El primero de ellos se podrá ver el jueves 8 de noviembre: “El Cascanueces” interpretado por el Ballet Nacional Ruso, la primera compañía privada que surgió en este país tras el desmoronamiento de la antigua Unión Soviética. El Cascanueces es un ballet de dos actos, originalmente coreografiado por Marius Petipa y Lev Ivanov con una partitura de Piotr Ilyich Tchaikovsky. El libreto es una adaptación del cuento de Hoffmann «El Cascanueces y el Rey Ratón». Se podrá ver el ballet a las 21 horas. Quedan localidades a 26 euros.

El Ballet Nacional Ruso se fundó en 1989, cuando Sergei Radchenko intentó realizar su visión de una compañía que reuniera los elementos más clásicos de las grandes compañías de ballet clásico ruso. Los principales bailarines de toda Rusia forjan bajo la dirección de Radchenko una emocionante compañía que ha puesto en escena nuevas producciones de clásicos atemporales como ‘Giselle’, ‘Don Quijote’, ‘Paquita y Carmen’.

Sergei Radchenko es un reputado bailarín del Teatro Bolshoi alcanzó la fama mundial siendo la pareja artística con la bailarina Maya Plisétskaya, fallecida en 2015. En 1989, y con dos décadas de experiencia en el Bolshoi, Radchenko se emancipó y fundó su propia compañía. Desde un primer momento, el Ballet Nacional Ruso se distinguió por protagonizar largas giras internacionales, llevando el delicado vigor de la danza clásica rusa a escenarios de todo el mundo.

Basado en el cuento El Cascanueces y el Rey de los Ratones de E.T.A. Hoffmann, el ballet reúne la magia de los cuentos de hadas con la música de Tchaikovsky, y narra la historia de una niña que sueña con un Príncipe (El Cascanueces) al que deberá ayudar en una feroz batalla contra el Rey de los Ratones.

Venciendo sus propios miedos, Clara lanzará su zapatito, aniquilará a la terrible criatura y quebrará el hechizo, tras lo que el Cascanueces se transformará en un deslumbrante Príncipe. Entonces la noche helada cubre la ciudad, con copos de nieve, y el Cascanueces lleva a Clara a su reino, el Reino de los Dulces. Allí, el Hada de Azúcar comparte alegría y golosinas con todos los niños que, como Clara, aún tienen la capacidad de soñar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here