Abu Dhabi y el voto rogado

Yo siempre he pensado que hay que votar, de eso trata ser demócrata. Entré en la web del ministerio de exteriores y decía que ese fin de semana la embajada estaba abierta. Es curioso, porque los españoles que residimos en Emiratos no teníamos ni idea, de hecho me mandan emails con propaganda pero se les olvida enviarme un email diciéndome que la embajada va a estar abierta durante el fin de semana para ver el censo electoral y poder reclamar.

Así que el 13 de Mayo nos dirigimos a Abu Dhabi, porque acabábamos de inscribirnos en la embajada, y sabíamos que seguramente tendríamos que reclamar nuestra ausencia en el censo electoral y recoger todos los papeles para poder pedir el voto rogado. La embajada de Abu Dhabi está en la octava planta de un edificio. No tiene muchos amigos en Emiratos, una gran parte de los españoles que viven aquí se quejan de lo mal que funciona, y es que no puedes presentarte en la embajada sin cita previa, si pides cita tienes que esperar durante un mes entero, y además tienen un teléfono de emergencias al que por lo visto nunca responden. Así que solo espero que no nos suceda nada grave estando aquí, pues no vamos a tener el apoyo de nuestra embajada. Pero, por suerte somos una comunidad grande de españoles y no dudamos en ayudarnos los unos a los otros, así que no estamos solos.

 

Esta excursión a Abu Dhabi era la primera que hacíamos desde que estábamos viviendo en Dubai, y puesto que está a una hora y media desde donde vivimos, decidimos visitar la ciudad, aunque el calor no acompañaba mucho a hacer turismo. Al menos sacaríamos algo en positivo de todo esto, pues nos dijeron que solo al 25% les llegaron las papeletas a tiempo para el 20D.

 

image

Mezquita Sheik Zayed en Abu Dhabi

Ya el lunes empecé a preocuparme por mi voto. El día 22, era el último día para enviar el voto por correo y no había ni rastro de mi carta. Entonces una española dijo que ella había llamado por teléfono a la oficina del censo electoral de su provincia y le habían dado un número de referencia para poder hacer el seguimiento. Así que me decidí a llamar yo también, y una chica, muy simpática, me dio el número de referencia y me deseó suerte. Con ese numero, en la web de Correos ponía que mi voto salió el 9 de Junio de Madrid, pero aún estaba en tránsito. Volví a mirar al día siguiente, y al otro día por la mañana y seguía todo igual. Pero, el miércoles por la noche mi amiga Olaya me mando un mensaje, mi voto ya estaba en Dubai. Miré en la web de la oficina postal de Dubai y efectivamente, mi voto ya estaba aquí, me puse loca de contenta. Aunque ya no podía enviarlo por correo, aún había esperanza, podía votar directamente en la urna de la embajada.

Al día siguiente Carlos llamó a la oficina postal y le confirmaron que podía ir a recogerlo, porque no nos fiábamos de que no nos llegara a tiempo. Pero lo que no nos imaginábamos es que iba a ser misión imposible. Ya os comenté que aquí hay que tener un PO Box para que te envíen cartas, y como nosotros no teníamos uno particular aún, pusimos el de la empresa, que está en una free zone en Dubai. Al llegar a la oficina postal, nos dicen que no nos pueden dar las cartas, que tienen que ir los de la free zone a recogerlas. La free zone está bastante lejos de nuestra casa, en el sur de Dubai, pero aún así Carlos decidió ir para hablar con ellos. No hubo suerte, ellos recogen las cartas los lunes, y no pueden ir otro día. Pusimos una reclamación, pero no nos sirve de nada, igualmente nos quedábamos sin votar. ¿Os podéis imaginar nuestra impotencia?

Hace 4 años estaba enfadada por la situación en España, la corrupcion, los recortes… Pero en ese momento solo sentía tristeza, tristeza por ver en lo que están convirtiendo mi país, e impotencia por no poder hacer nada, ni siquiera votar. No entendía cómo podían privarme del derecho más básico de una democracia, el voto.

Hablé con mi hermana para desahogar mi impotencia y me dijo que lo siguiera intentando, que algo se podría hacer, y en ese momento decidí no rendirme. Así que me fui a la oficina postal, otra vez sin éxito, pues al haber horario reducido por Ramadán ya estaba cerrada, al día siguiente era viernes, festivo aquí, así que habría que esperar al sábado. Hoy, aunque sin muchas esperanzas, hemos vuelto a ir, tengo que decir que la oficina está a 20 minutos en coche de mi casa. No estaba el mismo chico de la última vez, esta vez era una chica, eso nos alegró un poco. Aún así su respuesta fue la misma, tienen que ir los de la free zone a recoger las cartas. Pero yo estaba dispuesta a rogar mi voto por segunda vez “por favor, es muy importante para mí, lo necesito hoy, el lunes no me sirve, porque es para votar en las elecciones españolas y mañana es el último día” le dijimos, y lo conseguimos. Después de darle mil veces las gracias nos fuimos de allí con una sonrisa.

Ahora mismo estoy en Abu Dhabi, en frente de la embajada. Ya he votado. Y pese a todas las críticas de la embajada, a nosotros nos han tratado muy bien las dos veces, incluso nos han hecho fotocopias que necesitábamos, cosa que en la embajada de Londres no hicieron en su día.

 

image

 

Es cierto eso de que “uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde”, yo al final lo he conseguido, pero me ha costado lo mío. El domingo es la fiesta de la democracia para muchos, los que tenéis la oportunidad de participar, hacedlo, aunque solo sea por aquellos que quieren y no pueden. Y espero, de todo corazón, que para unas próximas elecciones, todos, sean azules, rojos, naranjas, morados o de cualquier otro color, puedan ejercer su derecho a voto.

Vota por el post

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here